Collage original con imágenes creative commons Collage original con imágenes creative commons

La historia real de “El prodigio", nueva película de Netflix con Florence Pugh

El director chileno Sebastián Leilo (Una mujer fantástica) estrenó recientemente esta intrigante cinta dramática de época 

Las leyendas de las "mujeres ayunadoras" cautivó la atención de la gente en ambas orillas del oceáno Atlántico durante el siglo XIX. Estas mujeres afirmaban no ingerir alimentos durante semanas, ya sea porque eran parte de un milagro divino o bien gracias poderes mágicos que inclusive, les hacían brotar estigmas en su piel. Estos hechos sirvieron de inspiración para la película El prodigio (The Wonder) del cineasta chileno Sebastián Lelio, reputado cineasta de cintas como Una mujer fantástica o Disobedience.

El prodigio se estrenó a nivel internacional en la plataforma de Netflix, llevando a los suscriptores de la empresa de streaming a 1862, concretamente, en la región irlandesa de Midlands, donde un paraje áspero oculta a una niña que según los rumores, conserva una prodigiosa condición física pese a que ha dejado de comer. Por ello, la enfermera inglesa Lib Wright (Florence Pugh) deberá acudir al lado de la menor para analizar su caso y desmentir, de una ves y por todas, si la pequeña es fruto de un milagro del cielo o si esconde un truco bajo su acto.

La película basó su historia en el caso de la joven Sarah Jacob, quien supuestamente afirmó sobrevivir sin probar bocado cuando tenía 12 años de edad. Hay que señalar que estudios posteriores arrojaron que estas "mujeres ayunadoras" pudieron ser un precedente de padecimientos como la anorexia, la cual era inexistente en esa época.

Antes de estos casos, las mujeres ayunadoras llevaban recorriendo la historia europea durante siglos. En 1600, el rey Enrique IV de Inglaterra hizo un estudio a Jane Balan, quien presumía un récord de 3 años sin comer nada, o Mollie Fancher, apodada "el enigma de Brooklyn" y quien sería diagnosticada póstumamente de dispepsia, por lo cual llegó a perder el sentido del sabor y el olfato. Otro caso famoso fue el de Leonora Eaton, quien fallecería trágicamente tras aguantar los bocados durante 45 días.

Mollie J. Fancher fue una mujer ayunadora famosa del Siglo XIX que sirvió de base para la película. Fuente: Captura de YouTube.

 Te puede interesar: Hasta nunca Netflix: "Betty la fea" llega a Amazon Prime Video en México

El caso real que inspiró la película de El prodigio

El prodigio basó su historia en el caso de Sarah Jacob. Fuente: Wikipedia 

Sarah Jacob fue uno de los casos más notorios, pues a mediados de 1800 esta mujer defendía que podía vivir durante meses sin comer en lo absoluto. La historia sería atestiguada por sus padres, si bien la comunidad científica la puso en entredicho en su momento, aún cuando grupos religiosos respaldaron el "milagro" de Jacob.

Todo esto conllevó a que en diciembre de 1869, Sarah se sometiera a un experimento de una semana donde fue observada con escrutinio por varias enfermeras, quienes debían avalar que Jacob no recibiera nada de comida. Tras seis días, la niña mostró síntomas de inanición, lo cual no impidió que sus padres se negaran a darle suministros, pues buscaban demostrar que todo lo anteriormente dicho era verdad.

La niña eventualmente murió de hambre, revelándose al poco tiempo que su presunto milagro del pasado en realidad había sido disfrazado por sus padres, quienes la alimentaban con pequeñas dosis de alimentos a escondidas. La historia fue calificada por medios de Irlanda como "un caso extraordinario", pese a que no se trató de una novedad en la región o en la época. Lo que sí se le puede atribuir es que se trató del primer caso ampliamente difundido y sometido a pruebas exhaustivas.

Cabe señalar que el mito de las mujeres ayunadoras estaba respaldado por otro tipo de folclore derivado del catolicismo medieval, ya que esta creencia fortalecía la imagen de jóvenes puras quienes eran bendecidas para poner sus ayunos divinos al servicio de la fe. El caso de Sarah Jacob no fue la excepción, despertando otros testimonios similares que fueron calificados por expertos como parte de una "histeria" colectiva.

Los familiares de estos casos posteriores al de Jacob fueron acusados de homicidios involuntarios, y en algunos casos, los responsables terminaron en prisión. Los trágicos incidentes sirvieron como una llamada de atención entre la gente, pues con el tiempo la creencia de las mujeres ayunadoras reduciría su impacto cultural.

Te puede interesar: Cómo ver los partidos del Mundial de Qatar 2022 por Internet en México
 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS