Niños fueron contactados por un grupo de crimen organizado a través de un grupo de WhatsApp que encontraron jugando en FreeFire. Niños fueron contactados por un grupo de crimen organizado a través de un grupo de WhatsApp que encontraron jugando en FreeFire.

Secuestran a niños que juegan 'Free Fire' con la promesa de que trabajarían en el crimen organizado

Cinco menores fueron secuestrados después de haber sido contactados a través de grupos de Free Fire.

Por:  Anneth Marín

Cinco niños que juegan “Free Fire” fueron contactados a través de un grupo de WhatsApp donde delincuentes les ofrecieron un supuesto trabajo para el Cartel del Golfo del Noroeste, pero se trataba de una trampa y fueron secuestrados este 9 de octubre. 

Los niños tienen entre 11 y 14 años, son originaros de Santa Lucía del Camino, Oaxaca y suelen jugar ‘Free Fire’, un videojuego de tipo ‘battle royale’ parecido a Fortnite donde los jugadores caen desde un paracaídas en una isla para pelear a muerte contra los demás.

Los secuestradores los reunieron en un grupo de WhatsApp donde les dijeron que su gusto por las armas y el combate les podría dar una oportunidad para entrar al crimen organizado.

Poster del videojuego 'Free Fire'

Te puede interesar: Asaltan a pareja de streamers en plena transmisión en Twitch

Los menores fueron reclutados por medio de WhatsApp

Uno de los menores dejó una carta a sus papás donde explicaba que se iría a trabajar a Monterrey, Nuevo León y les mandaría mucho dinero, por lo que decidieron comenzar a buscarlos a través de las redes sociales.

Las familias de los otros niños secuestrados también denunciaron su desaparición en la Fiscalía General del Estado (FGE) de Oaxaca, por lo que pudieron darse cuenta de que todos habían sido reclutados con el mismo modus operandi: a través de un grupo de WhatsApp que encontraron jugando en FreeFire, así que se activó la Alerta Amber para localizarlos.

Los criminales les dijeron a los niños que serían reclutados porque les interesó su gusto por las armas.

¿Cómo ocurrió el secuestro?

Los secuestradores les pidieron que se reunieran en un lugar y cuando estaban todos juntos, les quitaron sus celulares y los subieron a un automóvil. 

La policía pudo localizarlos gracias al servicio de geolocalización de sus dispositivos con los que pudieron saber que primero se dirigieron a la terminal de ADO, luego al Cerro del Fortín y por último a una casa  de dos pisos color blanca ubicada en  Avenida Ferrocarril casi esquina con 12 de octubre en Santa Lucía del Camino, Oaxaca, donde los encerraron contra su voluntad.

Te puede interesar: Hackers utilizan Telegram como un centro para actividades maliciosas

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS